miércoles, 28 de febrero de 2018

CONFLUENCIA


Apalabramos a otros que no nos apalabran. Silenciamos a otros que nos nombran.
Y a veces, sólo a veces, ocurre el milagro de la simultaneidad.
Solemos llamarlo amor.

No hay comentarios: