lunes, 26 de junio de 2017

21 DE MARZO


Empezó el otoño pero parece invierno. Los árboles perdieron sus hojas en verano cuando cayó granizo y llegaron a marzo desvestidos; pero la impudicia no es algo que altere su escencia vegetal. 

Poesía es (son) mis gatos contemplando con absoluta languidez por la ventana el aletear de las palomas, innecesario alimento, desde los cómodos almohadones, dentro de la tibieza de nuestro hogar, pendientes sólo a mi manocaricia y mi manoproveedora, ofrendándome a cambio su corporeidad mullida y ronroneante. Acepto su superioridad sin humillación alguna.

Desde este observatorio no hay ningún árbol que nos oculte el bosque. Somos el bosque. Somos la tierra, el agua, el cielo, el sol y eso que llamamos aire y respiramos. Tan complejamente elementales. 

Pensamientos sueltos como palomas libres de todo bocado. 
Sin pecado concebidas, las palabras se desperezan y bostezan, se alistan para su oficio cotidiano de nombrarme y nombrar el mundo.

Creemos y creamos, 
así lo afirmo, con plena soberbia de mis actos.


Patagonia Argentina, 21 de marzo de 2014 a las 7:17

No hay comentarios: