martes, 23 de mayo de 2017

Y TODOS FELICES


Cuando me ven piensan que soy alemana, nórdica, norteamericana o de algún país del este de Europa. O rusa. Entonces, me hablan es inglés, alemán, polaco, etc. Yo les respondo que sólo hablo castellano, español. Y como pronuncio con zeta asumen, de inmediato, que provengo de España. No, les aclaro, soy de la Patagonia, de Argentina. Ellos insisten: Pero hablas como española...
Las miradas de desconfianza e incredulidad me llevan a pensar que dejaré de explicar que el zetismo es producto de una deformidad de mi paladar y, en cambio, les contaré una fantástica historia acerca de mis orígenes y viajes. Una que hasta yo misma me la crea.

No hay comentarios: