domingo, 9 de abril de 2017

TINGLARES EN LUQUILLO

Estoy en Luquillo, Puerto Rico.
Ha pasado a ser uno de mis sitios favoritos del mundo.
O quizás, "el sitio".
Esta mañana, muy temprano, salí a caminar por la playa, hacia el Este. Una playa ausente de humanos, vaporoso el aire con el oleaje espumoso y un sol plateando el océano, llamada San Miguel.


La arena es tierna, anaranjada o dorada o amarilla, ese color único de Luquillo. Es aireada y los pies se hunden suavemente a cada paso, hace cansador caminar pero a la vez, uno siente que lo hace sobre una nube de arena.

Entonces las vi, supe qué eran: huellas de una tinglar que habría desovado durante la noche. Me emocioné, había visto las nidadas demarcadas con palitos y cintas amarillas pero nunca hasta ahora me había tocado ser la primera en ver una nidada, ver las huellas de esas patas y caparazones saliendo y volviendo del agua y el desorden allí donde con sus patas cubrió los huevos.


Me sorprendí, porque primero vi la nidada, las huellas que iban y volvía al agua casi superpuestas y apenas unos pasos más allá, las huellas de una tortuga que salió del agua y dio la vuelta y regresó al agua sin hacer el nido. Ante mi ignorancia, son todas preguntas... Eran dos tortugas y una desovó y la otra no? Era una tortuga que salió y decidió que ese no era el sitio, volvió al mar y salió un par de metros hacia el oeste y allí sí, desovó? Es eso normal? O es un signo de algo extraño sucediendo?
Demarqué la nidada con unos palos, y seguí mi caminata.

La siguiente nidada fue otra sorpresa. Porque esta vez la tortuga caminó sobre la arena dibujando un sendero de curvas y contracurvas, hasta elegir el sitio donde anidar. O sea, puede ser que ésta no salió y volvió al agua y volvió a salir, sino que caminó varios metros. 



Demarqué la nidada con palos y decidí regresar. Otro habitante de la playa me regaló su belleza:



Luego, regresando hallé otra nidada. O no la ví cuando pasé o desovó luego de que yo pasara por ahí: 

Gracias naturaleza...
Me siento emocionada, conmovida, feliz, enriquecida...

PD: Me comuniqué con Sierra Club Puerto Rico por teléfono para informar de las nidadas. Me dijo  quien me atendió, Adriana, que ellos recorren esa playa durante la semana, pero no los domingos. Les avisé que había demarcado tres, y la zona para que ellos verificaran mañana. Y me pidió que envíe fotos si había sacado. pregunté acerca de las huellas y me informó que es una conducta habitual, que lo hacen buscando el lugar que consideran más propicio y para despistar a los depredadores para confundirlos respecto de dónde desovaron.

Algunas fotos extra de esta mañana:


#NRenPR

No hay comentarios: