lunes, 20 de marzo de 2017

LISTADO INCOMPLETO DE MENUDENCIAS


el hastío de tus horas
durmientes sin belleza

la mustiedad frutal de la sangría
un día después,
avinagrada

miles de tapitas de cerveza
oxidando la arena

los restos de jabón usado

las almohadas que perdieron su forma acogedora

el alambre del corpiño rompiendo su costura
clavándose en el esternón

los ruedos descosidos de los pantalones,
bordes deshilachados

la huella redonda de una copa de vino sobre la mesa,
evidenciando soledad

los fenecidos cabellos enredados en el desagüe de la ducha
trozos de uñas recortadas, el escupitajo con dentífrico ensangrentado

boletos perdedores de loterías que no me enriquecieron

el maquillaje de las noches de juerga que permaneció sin quitarse,
dibujando una máscara triste

la papelera de reciclaje desbordando de archivos

el gusto desagradable de la borra de café en el fondo de la taza
provocando la náusea

la última rayita de batería del teléfono, antes de apagarse,
roja, titilante

paraguas dados vuelta con el viento, convertidos en cuencos para lluvia

las palabras desvanecidas en la punta de la lengua
impronunciables

el hormigueo en los miembros entumecidos, pesados como hierros

el agua para el mate, hirviendo por descuido

la cerradura aspirando ser abertura, balcones sin Julietas,
Odiseas minimalistas en la carretera, el aula, la oficina, la fábrica, el surco

pan con moho

fluidos cloacales penetrando las aguas, violadores sin castigo

peces ignorantes del océano más allá del cristal de su pecera
y confundiendo la mano que les arroja alimento
con Dios

el sudor impregnado en las axilas de las camisas, en las plantillas de los zapatos,
en la entrepierna de los calzones, los calcetines sin par

el aliento etílico capaz de encender fogatas y difundir verdades

la rosa mustia arrojada al zafacón, cumplido su breve ciclo

las manchas obscuras y las áreas despigmentadas de la piel, las arrugas,
las bolsas, los colgajos, las estrías, las cicatrices, el sangrado menstrual,
femineidades poco valoradas

el reincidente polvo en los muebles
las hormigas, los mosquitos y las cucarachas volviendo después del pesticida, zombies

los ensordecedores ruidos de la tripa vacía

el silencio de la alcancía sin monedas

trenes perdidos y calesitas quietas

etcéteras



Y saberse
 envejeciente,
mortal
finito,
sustituíble,
olvidable,
intrascendente...


#NRenPR