lunes, 12 de diciembre de 2016

RESPONSABILIDAD ILIMITADA


Hay temas de los cuales cuando adviertes, te dicen que exageras. Luego resulta que no solamente no exagerabas, sino que te quedaste corto. Y quienes deberían haber hecho algo y minimizaron la cuestión, ahora se les fue de las manos y quedamos todos desmadrados. 
Dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver ni sordo que el que se niega a oír, pero peor es el que debe hacer y omite hacerlo y para colmo, hace lo que no debe, deshace lo bienhecho y promueve lo malhecho. 
Entonces, te convocan para que arregles el lío.
Y uno va... qué más...
Porque siente culpa por no haber sido más insistente o buscado otras maneras más audaces para evitar que sucediera el desastre.