jueves, 14 de julio de 2016

SE VA LA SEGUNDA


Hoy morí un poco.
Hoy logré deglutir sin asco ni retorcijones
y luego
evacuar, incluso
sentí la satisfacción del vacío en las entrañas.
Dicen que se dejan deposiciones
allí donde se toma posesión
de un territorio.
Una animalada.
Que no poder tragar, ni procesar alimento, ni expulsarlo,
es síntoma y no enfermedad
curable con sertales o buscapinas.
Que es otra cosa.
Como la afonía cuando no logras expresar tus sentimientos,
o la punzada en el corazón
desamorado,
o esta retinitis enceguecedora de periferias
focalizando mi mirada como si fuera una cámara de fotos.
No sé.
Ni me importa demasiado.
Lo destacable es que me siento más energética
gracias a la merluza a la plancha, el puré de calabaza
y los buñuelos de espinaca de Santino
y más liviana por las razones obvias mencionadas
en el cuarto y quinto verso.
Y gracias a que morí un poco, sigo viva.
Vivita y coleando, por no decir otra cosa.
Usted me entiende.


ESCRITO A PROPÓSITO DE ESTRUENDOMUDO - LA REVANCHA
https://www.facebook.com/events/1725450017723333/