miércoles, 20 de enero de 2016

ACERCA DE "EL YUNQUE", LOS VIAJES Y LA VIDA. Toma 1



Cuando uno va de viaje o a vivir a algún nuevo sitio, siempre investiga cuales son los lugares emblemáticos, simbólicos, especiales. Al menos yo lo hago, porque parto de una premisa: el planeta es inmenso e imposible de recorrer en su totalidad y es posible que jamás vuelva a estar en el mismo lugar otra vez. Por ende, intento disfrutar y sacar el mayor provecho de cada oportunidad ofrecida por la vida de conocer las particularidades y secretos de un edificio, una playa, un bosque, un lago, una ruta, un pueblito. No es una visión negativa, sino que me planteo la brevedad de la existencia, la vulnerabilidad de mis capacidad físicas y las limitaciones presupuestarias.
Entonces, me he propuesto no repetir destinos, intentar que cada viaje o tour sea de descubrimiento, no de repetición. Aunque luego, si hay oportunidad y no coincide con la posibilidad de algo nuevo, reitero el paseo y trato de disfrutarlo desde otra perspectiva. Nunca somos la misma persona ni el lugar es idéntico.


El Yunque es la mancha verde, al Noreste.


Desde hace muchos años, allá por el 2001, que comencé a investigar sobre Puerto Rico, y obvio que el Bosque Nacional El Yunque aparecía en todas las guías de turismo, en las descripciones de la geografía, la flora y la fauna, del clima y de la cultura. Un espacio preservado, parque nacional, el único bosque lluvioso bajo la órbita del sistema de Parques Nacionales de Estados Unidos. No voy a abundar en detalles técnicos, pueden ser buscados con facilidad en internet o en libros. Al pie de este post dejaré algunos links para quienes quieran ahondar en sus conocimientos o ampliar la información.

Voy a ceñirme a relatar (en varias entregas) mi experiencia personal del tour a El Yunque el domingo 10 de enero con la Agencia Puerto Rico Tour Desk con la guía de Frankie, a quienes contacté desde twitter @PRTourDesk desde mi perfil en esa red, @Nanim
Lo haré desde mi perspectiva de "visión de túnel", escritora, fotógrafa y migrante, puesto que estoy viviendo en San Juan (Puerto Rico) desde junio del año pasado.

Primero, la expectativa. La previa arranca el día anterior, preparando la mochila con los elementos imprescindibles de acuerdo a las recomendaciones de la web de la agencia, la ropa y el calzado que voy a usar, el de recambio, pantalla solar, etc. No olvidarme nada y que no sobre demasiado. Iremos en una traffic y supongo podré dejar la mochila con lo más pesado cuando hagamos caminata y agrego una más pequeña y liviana para cargar lo básico. Pongo el despertador para no llegar tarde al punto de cita donde me recogerán, en la estación de tren de Sagrado Corazón. Claro, no estoy en ningún hotel... vivo aquí. Eso hemos convenido telefónicamente con Frankie.

Me despierto antes que suene el despertador. José, mi esposo, se ofrece a llevarme hasta la Estación. Me tomo unos mates, como media manzana y cinco minutos antes de lo acordado, ya estoy en Sagrado Corazón. El día está espléndido, no se mueve el aire, hay nubes blanquísimas. Los cinco minutos que aguardo los dedico a mirar en derredor y tomo la primera foto del domingo:


Las palmas son columnas que sostienen la cúpula de esponjas. 
Sagrado Corazón es una catedral y yo
soy sacerdote,
testigo,
ofrenda
y palabra aún no escrita.

Frankie me llama, avisa que está en camino y llega puntual. Punto a favor, pienso. En general los turistas se hacen esperar y a veces los guías de los tours te tienen esperando también, por la misma razón originaria: cuando deben recoger varios pasajeros en diferentes puntos sucede, uno que se tarda en estar listo y ya todos quedan atrasados. Pero soy la primera en este día y que Frankie esté pasando a horario por mí, me predispone favorablemente. 

Reconozco el vehículo por el logo, nos presentamos, nos estrechamos las manos, y empieza el viaje. Le mando un mensaje a José avisándole.

El Yunque, allá voy. 


http://www.elyunque.com/
http://www.fs.usda.gov/elyunque
https://es.wikipedia.org/wiki/Bosque_nacional_El_Yunque

#NRenPR

No hay comentarios: