miércoles, 21 de octubre de 2015

NO SOY DE AQUI NO SOY DE ALLA



Me doy cuenta esta noche que ya no estoy aquí. 
Siempre fui forastera. Transeúnte. Raíces desgarradas, ramas rotas. 
No ver me hace invisible. Escribir, muda. 
Me estoy yendo desde que llegué. Soy una extraña que nadie extrañará. La una y los otros. 
Nunca fui imprescindible; menos aún, necesaria. 
Descarte, borde, repulgue de empanada, lo duro de la pizza, hueso. 
Sin embargo la conciencia grita, gime, muerde, ronronea, suda y llora. 
Mi sangre está aguada de Limay y Negro y Atlántico. 
Este continente ya no me contiene, me expulsa, me desborda, me tritura, me ignora, me degrada. 
Erosión neuquina. 
Dinosauria y extinguida, necesito partir, partirme, deshacerme y teletransportarme a sietemilkilometros. La ubre ya no tiene leche. 
La boca se desapalabra. 
Los pies ruegan por alas. 
No dejaré aquí ni cenizas, ni lápida, ni necro-ilógica. 

El balance se reduce a pocos elementos:
hijos humanos, hijos animales, hijos de palabras, amistades.


Escrito en facebook, en Neuquén, Argentina, el 21 de octubre de 2014

No hay comentarios: