miércoles, 30 de septiembre de 2015

XANTHÉ


Me mirás sin verme, desde esa lejanía patagónica.
Atravesás la pantalla.
No sabés que estoy acá.
Para vos sólo existen esos seres amorosos que te alzan, te duermen, te besan y abrazan y te hablan y cantan.
Adivino tu olorcito.
Casi puedo sentir la suavidad de tu piel, que se me quedó adherida en la memoria de esas últimas caricias de despedida.
Han pasado más de cuatro meses desde ese día. Ya no sos esa pequeñidad que sólo dormía y tomaba teta. Ahora reís a carcajadas, te das vuelta en la cama, das tus primeros gateos y ya reconocés a tu mamá y a tu papá.
Me mirás sin verme, no sabés de distancias kilométricas, ni de tiempos de esperas, ni de trámites ni de océanos tibios ni de flamboyanes ni de quenepas.
Son tuyos los amaneceres blandos y mansos con el pecho alimenticio, el baño reconfortante en la bañera de tu tamaño, el oído atento a las canciones de papá, las largas charlas con tu mami, y la ternura de quienes te rodean y protegen. Son tuyas las noches mullidas en la cuna y los paseos en cochecito los días de sol, que ya serán más, con río Limay tan cerquita de tu casa.
Sabés, ese gorrito con orejitas y trenzas te queda hermoso.
Me mirás, sin saberlo. No sabés que te veo. No sabés que te siento.
Que se me estruja el corazón y lloro porque crecés y no estoy allí.
Cuanto los días sin saber cuándo podré tenerte sin pantalla de por medio, sin ser invisible...
Mientras tanto, reconforta saber que sos feliz, porque no te falta lo imprescindible: amor, paz y seguridad, familia, hogar, salud.
Pequeña duende, angelito que no precisa alas, hada que satisface mi deseo más profundo... sos mi sol, mi luna, y todas las estrellas.

#NRenPR

1 comentario:

Anna Moreira dijo...

palabras llena de amor deseosas de caricias....un sentimiento tan real como la belleza de esa nieta que crece y crece tan lejos y tan ràpido...me encantò esas palabras tan llenas de amor desconocido...una carta de amor de su abuela que cuando Xanthe crezca sentira alegrìa, orgullo y emociòn de saberse inspiradora.