miércoles, 9 de septiembre de 2015

ENCUENTRO FATAL



Al Zheimer, el elefante, gozaba de la prodigiosa memoria propia de su especie hasta que en el camino se le cruzó un ratoncito.
Desde entonces, el pequeño roedor es el único habitante de sus pesadillas y, mientras Al permanece despierto, está pendiente de la aparición del terrorífico animalejo.
Ni siquiera es conciente ya de su paquidérmica enormidad y menos aún recuerda la razón por la cual hay sangre seca y algunos pelos grisáseos entre los dedos de su pata delantera izquierda.


NR en PR

No hay comentarios: