viernes, 18 de octubre de 2013

PARADOJA - Nanim Rekacz

Esta tarde, mientras dormía la siesta, escribí un libro.
Al despertar, el libro no estaba ahí. Tampoco quien lo escribió.

1 comentario:

José A. García dijo...

Las veces que habremos pasado por algo semejante.

Y el dolor que genera saber que en la vigilia nunca seremos tan creativos como en el mismo sueño...

Saludos!

J.