miércoles, 27 de febrero de 2013

Para alegría de los numismáticos - Nanim Rekacz


He guardado monedas desde niña. Supe tener alcancías de chanchito. La adolescente que he sido, las guardó en cajitas, monederos y latitas. Esta adulta las está guardando (no les diré en dónde). ¿Para qué? Monedas que ni valen su peso, desvalorizadas moneditas de degradados metales, centavos y pesos cotizados a milésimos, el cero corriéndose hacia la nada.
Ese hombre del siglo XVI guardó ¡cuatrocientas monedas de plata en un zapato! Valían entonces pero no las vivió, no satisfizo necesidades, no las distribuyó ni las dejó en herencia. ¿Las escondió y murió? ¿Tal vez lo mataron?¿O habrán sido monedas de impuestos escondidas por un recaudador? ¿Y si quien las ocultó perdió la memoria?
Ya no tiene sentido ahorrar monedas. Las alcancías, vacías, se extinguirán muy pronto.

http://www.rionegro.com.ar/diario/monedas-1079383-9524-nota.aspx

2 comentarios:

José A. García dijo...

También tengo un frasco lleno de monedas desde la década de 1960 que encontré en mi casa, hasta las viejas/nuevas monedas de a peso. Y, claro, los australes...

Siempre que lo miro me pregunto para qué lo guardo. Pero nunca me decido a dejarlo de lado.

Saludos!

J.

Anónimo dijo...

Did you [url=http://www.onlinecasinos.gd]casinos[/url] sympathize with that you can risk Conduct Villa without shuffle along from your mobile? We be adversity with a reputation unfixed casino within reach in the masterly tribulation of iPhone, iPad, Android, Blackberry, Windows 7 and Smartphone users. Set aside your gaming with you and be a conqueror [url=http://www.appydomain.info]sex toys[/url] wherever you go.