jueves, 22 de noviembre de 2012

Divagando acerca de tiempos perdidos - Nanim Rekacz

El tiempo no se pierde. Si así fuera, alguien podría encontrarlo. Tiempo perdido propio o ajeno. Y ¿qué se podría hacer con ese tiempo perdido y encontrado? Algunos dicen que pierden solitos su propio tiempo; otros, que alguien más se los hace perder. Solos o por culpa de otros, a ver... ¿cómo sería posible? ¿cuál es la forma del tiempo presuntamente perdido? ¿de qué color es? ¿huele? Porque si tuviera forma, color, olor... textura, podríamos reconocer el tiempo perdido al encontrarlo. Pero no... salvo que sea insípido incoloro intangible invisible entonces... No sé, quizás cuando nos pasa que sentimos más intensamente y lo llamamos dolor o lo llamamos felicidad, es porque se nos junta en un montoncito el tiempo presente con algo de tiempo perdido (nuestro o de otros) y entonces nos aprieta su expansión y estallamos en lágrimas congoja insoportable en risas carcajadas amor

No hay comentarios: