martes, 10 de julio de 2012

Hoy ya es historia - Nanim Rekacz


Hoy no puedo remontar la tristeza
-dijo-

¿Hay barriletes grises?

¿Cuál es la brisa apropiada para que un globo de lágrimas ascienda al cielo?

Siente muñones donde supo haber manos.

Algo, en la cabeza, late.

Algo, en el corazón, piensa.

Las tardes de invierno huelen a desazón cuando los niños
no tienen barriletes ni globos cuando los marginados del sistema
se acurrucan a dormir bajo unos diarios y su sueño no despierta
las noches de invierno crujen cristales y desangran

Hay alguien que insiste en tapar el sol con el dedo.
Hay alguien que dice que iba a ser verde lo que iba a ser cemento.
Hay alguien que dice pedimos peras y nos dan zapallos.
Hay alguien que dice la verdad y la verdad se desnuda y los que miran se ofenden
porque la verdad es impúdica

La verdad es un globo negro, un barrilete triste, un payaso muerto.




Cuadro de Sofía Czarnowski

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Recuerdo ese "hoy no puedo remontar la tristeza."
Saludos.

Ema.

Nanim Rekacz dijo...

Sí, Anónimo Ema, fue una frase tuya...

Anónimo dijo...

No importa eso, lo importante era pasar a saludar desde un recuerdo, simplemente. Nada es mío, nada es tuyo, nada es nuestro. La posesión es un creación. Todo es una gran rapsodia. Repito lo importante entonces: Saludos, sinceros.

Ema, un anónimo que un día perderá también el nombre que nunca poseyó.

Nanim Rekacz dijo...

Puede que la frase no sea tuya, pero la dijiste.
Aunque no se trate de propiedades, uno es responsable y se hace cargo -o no- no sólo de sus acciones sino de sus dichos.
Y eso va más allá de los "derechos de autor" vinculados a la propiedad intelectual.
Los nombres no se pierden. Nos otorgan parte de nuestra identidad, presente o en memoria hasta que llega el olvido y aún asi, permanecen durante mucho tiempo en los papeles y las obras.

Anónimo dijo...

No reniego de lo que dije, pues por algo dije que lo recuerdo. Luego, responsabilidad, autores, propiedad, intelecto, nombres, memoria, olvido, tiempo, papeles, obras, etc. No dejan de ser palabras, interpretaciones, como todo. Definitivamente las palabras confunden pues no permiten explicar lo que pretenden o pretendemos. Simplemente pasé a saludar, pero encontré palabras cargadas de vaya uno a saber qué...
Ya no importa, simplemente pasé a saludar, aunque mi saludo no fuera bienvenido.
Adios.

Emanuel.

Nanim Rekacz dijo...

Gracias por pasar a saludar, Ema.
Estaba dialogando, a partir de tu recuerdo. Lo de no ser bienvenido corre por tu interpretación.