sábado, 21 de enero de 2012

Anticuento - Nanim Rekacz



En la vida no hay finales felices,
sólo continuidades infelices.

No hay comentarios: