viernes, 5 de agosto de 2011

Falto de inspiración - Nanim Rekacz


El escritor, frente a la hoja en blanco, esperaba la llegada de las palabras. Nunca se dio cuenta de que ellas eran invisibles y sólo era necesario deslizar el lápiz para que emergieran ante sus ojos.

2 comentarios:

José A. García dijo...

La quietud niega al movimiento. Lo estático no crea, ni destruye, sólo permanece.

Saludos

J.

Nanim dijo...

Correcta observación.