viernes, 6 de mayo de 2011

La moneda de un peso en la Avenida Olascoaga - Nanim Rekacz


Caminando por la vereda
vi
una moneda de un peso

Me agaché a levantarla
y
estaba pegada con chicle
fundida a la baldosa

Frustrada
y
sintiéndome ridícula
continué mi paseo

Broma
o
azar
o
escarmiento
o
hambre de alguien
por un peso

No sé

Creo que hay alguien que se sienta cerca
para ver personas agacharse
para levantar esa puta moneda

3 comentarios:

José A. García dijo...

Me ha pasado varias veces, agacharme, desear esa moneda y no poder levantarla... Pero nunca, nunca, hasta ahora, he encontrado a quien me mira con sorna.

Por eso sigo agachándome cada vez que veo una moneda.

Saludos

J.

Nanim dijo...

Creo que es un gesto automático. La moneda de este poema existe, está pegada con chicle y es imposible de desprender de la vereda.

libertadymultinivel dijo...

simplemente: reflejo.
lo que me hace pensar... a veces pasa que una sombra pasa a mi lado y giro a verla, la busco por todos lados y no aparece, y vuelvo a mi estado, hora de procesar que ha sido, y la cabeza hace lo unico que sabe hacer: interpreta. solo fue un reflejo, o una sombra de alguien muerto o mi inconciente deseando que algo pasa y quiebre el aburrido momento o... sin fin de "o". Entendi: A VECES UNA NUBE NO TIENE FORMA DE NADA