lunes, 30 de mayo de 2011

Juego de roles - Nanim Rekacz


Cansado de ser salmón, se convirtió en oso. Fue maravilloso hasta que llegó el hombre y su fusil.

2 comentarios:

José A. García dijo...

El hombre siempre arruina los finales de cualquier historia. No importa el tema, si hay un hombre, todo se destruye.

Saludos

J.

Nanim dijo...

Somos esencialmente destructivos, es cierto.