domingo, 13 de febrero de 2011

Decepciones - Nanim Rekacz


Cuánta hipocresía dando vueltas, cuánto egoísmo disfrazado de amor...
Declaran la posesión del otro hincando su pie sobre la libertad.
Tanta mentira edulcorante, sonrisas y palmadas que ocultan puñales.
Ay, queridos amigos... la falsedad se adorna de espejitos
y va dejando su rastro podrido de resentimiento y celos...
Estas cicatrices son un mapa de heridas,
me he arriesgado en creencias.
La envidia es consejera de pobres de espíritu, huérfanos de la vida.

4 comentarios:

Eduardo Betas dijo...

Texto descarnado y directo, casi como diría el viejo Roberto Arlt, escrito como un cross a la mandíbula.

caly dijo...

...Uff!! que fuerte tu escrito, cuanto desencanto, cuanto dolor. Espero estes bien!! Te amndo un fuerte abrazo!!

Gisela dijo...

Tuve un año con mucho de eso... y es difícil recuperarse... pero aprendí que nada es bueno ni malo, solo ES.

Nanim dijo...

A veces la poesía surge así, casi vómito. Más que un hecho poético es una poesía de hechos.
Los sucesos no son buenos ni malos, sino nuestra percepción, valoración, intencionalidad, consecuencias, etc. No podemos achacar bondad o maldad a un terremoto, pero sí a un gesto, un golpe, una palmada en la espalda, una palabra dulce, un grito insultante.