jueves, 1 de octubre de 2009

Frankestein vegetal - Rafael Vazquez & Nanim Rekacz


Te enterré en el mes de abril, hace hoy trece años, bajo un sol solemne y un cortejo de nubes claras. Cubrí tu sepulcro de tulipanes púrpuras y planté en derredor cerezos y manzanos. Arribaron mariposas, anidaron calandrias. No he dejado de cuidar tu frondoso túmulo ni un solo día.
Ahora sé que existes en todo ser vivo, ahora sé que fluyes por los ríos de savia, que consumas cada fotosíntesis, remontas nutricia en aleteares y vuelos, irradias hacia el bosque. Por eso transito los senderos e intento interpretar los suaves susurros, el perfume en la brisa, como intentamos entender, brindándoles connotaciones y significados, los parpadeos y los reflejos involuntarios de un enfermo. Trato de comprender si te duele el rayo súbito sobre el alto castaño, la hoguera… Si te estremece el rocío en las mañanas de invierno, si se te abre el pecho de humus cuando brotan los musgos. Me esfuerzo por conocer tu espanto ante el disparo del cazador furtivo y si te ofreces, sustanciosa y dulce, en los maduros frutos.
¿Cómo retornarte a mí del sueño denso y vegetal, cómo restituirte desde cada sensación que late y circula, cada zumbido, cada humedad? Necesito constatar tu presencia y volver a poseerte, confirmar que me recuerdas en los pétalos, en los retoños, en el arroyo torrentoso, en la sangre del ciervo, la lluvia pura, el reflejo de la luna... Para traerte de regreso a mí operaré los árboles con precisión quirúrgica; buscándote, abriré cuidadosamente los capullos. Me propongo reconstruirte, célula a célula, tramando tu tejido, rehacer tu núcleo, humana, carnal, corpórea, hembra…

Con delicadeza disecciono un tulipán y comienza a brotar lentamente tu sangre roja.

Publicado en:
http://brevesnotanbreves.blogspot.com/2009/09/frankenstein-vegetal-nanim-rekacz.html
Foto: Nanim por Elsa Perez, Villa La Angostura, 2006

No hay comentarios: