martes, 25 de agosto de 2009

Morbosidades - Rafael Vazquez & Nanim Rekacz

Nadie esperaba este número fatal, que arrancó gritos y silencios en las gradas. Habían pasado los payasos con sus bromas repetidas, hecho sus piruetas los gimnastas y sin panderetas ni tambores que lo anuncien, dibujado por los reflectores, cuelga el cuerpo del funámbulo suspendido de una soga, temblando sobre el vacío. Esta vez el acróbata no caminará la cuerda: un extremo de ella se aprieta cada vez más en torno a su cuello y las fuerzas lo abandonan mientras la muerte llega.
Raro espectáculo de suicidio con impotentes testigos, sin ovaciones ni aplausos.
Algunos pidieron la devolución del importe de la entrada pero muchos se fueron satisfechos, con las imágenes grabadas en sus cámaras y celulares.

Ilustración: Gentileza de Miguel Ruibal, con autorización.

1 comentario:

Víctor dijo...

La farándula del circo ya no sabe cómo competir contra play stations y retrocesos tecnológicos por el estilo.

Saludos lelos!!!