martes, 9 de junio de 2009

Borrachas de amor

Después de cierta graduación alcohólica las jovencitas perdían la memoria y la virginidad.

Por eso siempre hacían el amor por primera vez.

Y lo olvidaban…

7 comentarios:

Leo dijo...

Que bueno, que bueno, que bueno!!!!!!!!

Nanim dijo...

Conste que esta microficción surgió de un comentario a un cuento de Leo. Así que ¡dedicada sea!

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

Como escritora de microficciones brevísimas, Nanim, te estás superando día a día; parece que te brotan como agua de manantial. Con esta tengo ganas de hacer algo que nunca hice: editar las ráfagas de ayer y agregarla.

Nanim dijo...

Paciencia, Sergio... Espera que se me ocurran otras veinticuatro y vamos por la segunda vuelta ¿te parece?
Ya sabés que soy un poco lenta para escribir...

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

Esta microficción surgió de tu comentario:

El hombre aguardó la llegada del amor; no desesperó ni perdió la calma. Pero cuando murió se fue al infierno. Preguntó el motivo y le contestaron: la paciencia no es santa; trabaja para nosotros.

Esteban Dublín dijo...

Genial, Namin. Maravilloso cuento.

Literatura Cubana en San Juan dijo...

Nanin, cuán rico se debe pasar con vos, o contigo.