miércoles, 3 de junio de 2009

Aislamiento voluntario

Como nadie iba a visitarlo, se dirigió a la casa de alguien.
Allí estaban todos y ninguno lo saludó.
Decidió ser ermitaño para justificar honrosamente su soledad.

1 comentario:

Ananda Nilayan dijo...

Muy bueno... profundo. Cuánto dices en tan poco!!! Saludos.