jueves, 21 de mayo de 2009

Paciencia


Demoró veinte años en decidir separarse de su esposo. Se decepcionó de Luis tras sólo seis meses de noviazgo. Hace diez minutos que aguarda a su nueva cita en un bar. Deja el dinero del café en la mesa y está a punto de levantarse de la silla.

3 comentarios:

Minombresabeahierba dijo...

que relativo el tiempo..20 años para dejar algo que no funcionaba...y poca paciencia para esperar algo bueno!
besos

Beto dijo...

algo bueno o no. Todo es relativo.

Johan Bush Walls dijo...

Muy buen relato maestra.

Salú pue.