lunes, 23 de febrero de 2009

Propuesta impar




Yo tengo cierta debilidad por los números impares así que si me toca el 15 o el 321... estoy feliz. Los números rendondos me dan una sensación de equilibrio un tanto molesta. El desequilibrio, contrariamente, es movilizador.
Yo sé que parece una soberana estupidez. Me pasa cuando voy a la carnicería o a la farmacia: saco número, si es par se lo doy a alguien y me quedo con el impar subsiguiente. Eso fomenta el diálogo. Compro zapatos sueltos, es más barato. Y salgo a buscar el otro zapato. Es útil como dieta: como una milanesa, una papa, un durazno. Nunca repito el plato. Eso sí, cuando hay ravioles elijo un número impar como 9 y si son panzottis, 5. Puedo ser estúpida pero no suicida y morirme de hambre.
Por eso es imposible acceder a estar con vos, Roberto. Ya tengo 1 hombre, mi marido; 2 sería par, y para 3 no hay candidato y sería demasiado para este único cuerpecito.
¿Qué decís? ¿Que sería 1 marido y 1 amante? Mmmm no lo había pensado de esa forma… Suena interesante…

No hay comentarios: