domingo, 1 de febrero de 2009

Correspondencia

No tengo palabras, amigo, para expresar lo que sucede dentro de mí, porque aún es amorfo, amébico, oscuro. Se asemeja a un paisaje de Lovecraft, con sus rincones absurdos, sus escaleras invertidas, sus agujeros húmedos. El libreto se me terminó, no hay guías de viaje, no hay compañeros de camino, apenas mi sombra que me indica cuándo me alejo y cuándo me acerco a la luz. Gracias por la lumbre.

6 de diciembre 2008

No hay comentarios: