domingo, 1 de febrero de 2009

Anoche

Soñé que estaba en una playa y venía una ola gigante que arrasaba con todas mis cosas.
Cuando la ola se retiró, fui a buscarlas.
La arena húmeda se había vuelto alfombra.
Palpando, de rodillas, hallé mi bolso y mi billetera y mis documentos debajo de la alfombra.
Levanté la alfombra y los tomé, contentísima.
Alcé la vista y a lo lejos se veía venir otra ola inmensa.
Corrí hacia la playa, aferrada a mis pertenencias.
Desperté agitada.

¿Qué interpretaría un analista de sueños?

No hay comentarios: