viernes, 30 de enero de 2009

Efectos colaterales

De chica vivía sobre una bicicleta.
Era parte de mi vestuario, más imprescindible que el abrigo o las zapatillas (podía pedalear descalza o desnuda).
Yo sentía entonces que giraban mis piernas y hacía mover la tierra hacia atrás.
Era poderosa.

Hoy soy ciega y esta bicicleta fija no me hace ni ondear el pelo.
Me marea y vomito cuentos.

Nanim Rekacz, 30 de enero de 2009
Neuquén

No hay comentarios: