lunes, 10 de marzo de 2008

Delivery de lunes a mediodia

La frase de mi nick en messenger decía hoy "Borrando el pasado"
Lo siguiente es una aliteración de una conversación por chat con Juan.


Hoy me planteo que "delete es salud" y Juan me cuestiona, dice que "processing es salud"
Necesito vaciar espacios para poder volver a ocuparlos.
Y Juan vuelve a objetarme, planteando que la mather nunca volverá a ser la misma.

Yo insisto. Aclaro. Oscurezco. Máquina y persona se confunden, unifican, metamorfosean en la metáfora: "ya que no puedo borrar las arrugas ni los recuerdos, borro los archivos"

Juan ataca de nuevo: ni las máquinas garantizas un buen delete, afirma.

El grave problema es dónde, cuándo y cómo aquel recuerdo borrado, como por arte de magia, reaparece. A veces incomoda, otras es peligrosamente destructivo, jamás anodino.

Quizás sea un mensaje del más allá. ¿Y si probáramos ir en el presente el mismo día a la misma hora al mismo lugar del recuerdo? Nada es casual...

Juan menciona que en el universo todo es acontecible. Y yo retruco aseverando que sucede cada cosa en mi cabeza en cinco segundos, que no puedo ni imaginarme lo que puede pasar en el cosmos.

El inconciente ¿tiene tiempos? ¿Es manipulable? Según las últimas investigaciones, es atemporal y manejable a voluntad.

Ahi lo descubro: con razón en mi inconciente nunca tengo 44 años.

No, no... exclama Juan: sos el inconsciente de otro.

Me pierdo. Me siento absurda. Aunque Juan me diga que el absurdo es el conciente, no me basta.
El absurdo es el conciente consumista manipulable por los publicistas y seductores. Glup. Tengo que masticar eso.

Me tomo un yogurth mientras reflexiono.

¿Me vas a borrar? ¿Ocupo mucho espacio? Me pregunta Juan. Me hace sonreir, recuerdo su rostro iluminado por esa mirada celeste como dos cielos limpios, profunda como dos cuencos de agua profundos, infinitamente tristes o tal vez como cortinas del alma... Recuerdo su risa y sus alas de ángel y tantos recuerdos que se vuelven enredaderas y entremezclan entre sí y se aprietan meses y días y horas en un instante y pienso que el inconsciente no tiene tiempos y los recuerdos no ocupan espacios...

Yo nunca te delete. Jamás. Promesa.

1 comentario:

El Guanaco Volador dijo...

Hola Nanim, saludos de El Guanaco Volador.

Gracias por la visita, que me ha descubierto tu interesante espacio. Efectivamente esos lugares son inolvidables.

Nos visitamos