lunes, 21 de enero de 2008

Volveré

Estoy escribiendo, reescribiendo y corrigiendo. Y además, estoy viviendo mucho y no me queda demasiado tiempo para escribir y reescribir. Pero ya tendrán cuentos nuevos por acá pronto.
Aclaro: Soy feliz, estoy feliz. Estoy haciendo lo que me gusta: sol, agua, amistad, aventura, desafíos, charlas, silencios con olas, naturaleza, exigir al cuerpo entumecido, vaciar la cabeza y llenarla de nuevo, limpia. Voy a volver con cuentos nuevos. Pronto.

4 comentarios:

LaMaGa dijo...

Disfruta de lo que te gusta. Estoy muy feliz por ti y aguardo tu llegada. Que este beso enorme que dibujan mis labios llegue desde las islas hasta el continente y se pose en tu mejilla.
Gracias

Anónimo dijo...

Si va a volver vualva como corresponde. es decir, con alfajores, o facturas y anecdotas de tipos que se qedan atorados con la cabeza en la reja o cosas así.
Usted siempre vuelve... yo ya lo había notado y es loq ue me da paz.
besos
su eterno amigo.
emilio

Nanim dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nanim dijo...

Verlo, sentirlo, saberlo, intuirlo, imaginarlo, temerlo, admirarlo, aceptarlo, rechazarlo... Todo junto.
Mimarlo, hablarle, cantarle, susurrarle, dibujarlo sobre el vientre, mojarlo con la ducha a través de la epidermis. Darle forma. Conciente e inconcientemente.
Nuestro cuerpo, por sí sólo, trabaja.
Nosotras, nuestras mentes, nuestro pensamiento, nuestras sensaciones, como expectadoras de un espetáculo que protagonizamos sin saber el parlamento.
Engendrarlo, construirlo, parirlo. Ese otro yo que nos habita deja de pertenecernos un día y está ahi, ante nosotras, una pelota que se estira y se mueve y grita y llora y sonrie y duerme y hace cosas desagradables y no nos importa, nos gusta.
Nueve meses eternos, nueve meses acelerados, el tiempo pierde su periodicidad habitual. Deseamos prolongarlo indefinidamente, y luego, deseamos que se acorte, que nazca ya.
Disfrútalo, Maga.
Porque no son nueve meses, es TODA LA VIDA. Siempre serán nuestros bebés.