viernes, 1 de septiembre de 2017

DESAPARECIDOS

Hay un no-lugar donde el tiempo se detiene
es el reverso invisible
la dimensión de la ausencia donde esperan
los desaparecidos.

Aguardan que la verdad sea revelada, que alguien se quiebre y hable.
Que las piezas del rompecabezas roto
encastren
y le pongan nombre a sus secuestradores, asesinos, enterradores.
Que griten las piedras ensangrentadas,
el polvo de sus huesos emerja
y su ADN sea prueba contundente.
Que sean señalados sus victimarios
y la institución responsable
sea juzgada: Policía, Gendarmería, Fuerzas Armadas
del Estado represor, Estado monopolio de la fuerza.

Los desaparecidos quisieran reaparecer.
Es lo que piden los vivientes aunque sepan
que es imposible volverlos a la vida.

Vivos se los llevaron, vivos los queremos.

Sí, yo también exijo la verdad: ¿qué pasó con Santiago Maldonado?



Siguiendo los números presentados y registrados por CORREPI, los desaparecidos en democracia se suman a un listado de víctimas en manos de un Estado que no dejó de reprimir tras la dictadura, sino que simplemente se reconfiguró. En este sentido, la información relevada muestra que fueron 13 los desaparecidos por el Estado durante el gobierno de Raúl Alfonsín (1983-1989), 62 durante los gobiernos de Carlos Menem (1989-1999), 12 en el mandato de Fernando De la Rúa (1999-2001), 14 durante los sucesivos y breves mandatos de Puerta, Camaño, Rodríguez Saá y Duhalde (2001-2003), y 70 en los tres gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner (2003-2015). Sin embargo, a estos datos deben sumarse las estimaciones no registradas y los números no revelados aún de la gestión macrista. Así, se llega al número de 200.




martes, 18 de julio de 2017

BISAGRA


De las mejores decisiones tomadas en toda mi vida: operarme de cataratasmiopiastigmatismo. Al menos por ese pequeño círculo central de pocos grados de visión que poseo, ver con nitidez. Y así fue como descubrí, por añadidura, la existencia de los colores intensos, que ignoraba. Viví tantos años en un universo borroso, de palidez sepia, forzando la vista para aprehender el entorno, ahondando la línea del ceño hasta parecer una perpetua enojada...Desde el exterior, desde los que me ven, desde mi imagen en el espejo, poco ha cambiado: mis pupilas, mis iris, siguen siendo exactamente iguales. Cambió la expresión, se volvió más relajada. No me curé (siempre me lo preguntan, pero no, la retinitis pigmentaria es progresiva e incurable) pero gracias a no tener que usar lentes de contacto ni anteojos de forma constante, pude aventurarme en la natación y el snorkeling. Cambién mis hábitos de lectura (ya no leo en la cama, con el libro pegado a los ojos, mi postura favorita; ya no leo en la cama porque leer con anteojos es incómodo y los necesito para eso). Pero esa pérdida es compensada por la ganancia. Ese mundo que la mayoría de las personas ve sin ser conciente, que ve y no mira, que ve y no aprecia, o elige ignorar, yo lo miro, lo observo, lo devoro, lo retengo, lo fotografío, lo describo, me lo adhiero a las retinas. Porque leer y escribir son esenciales pero vivir... vivir es imprescindible.
#NRenPR

lunes, 17 de julio de 2017

DEMASIADO NATIONAL GEOGRAPHIC


Soñé que estaba en un lugar donde había tortugas gigantes y unos rinocerontes enanos las perseguían. Los quelonios corrieron a gran velocidad, tomaron impulso y sus caparozones se abrieron, desplegando maravillosas alas multicolores. 
Frustrados, los paquidermos se volvieron hacia mí y emprendieron una carrera feroz. A último momento, me convertí en gusano y desaparecí bajo la tierra. 
Aún temblando de miedo, temo salir de debajo de las sábanas. 

sábado, 15 de julio de 2017

TENTACIONES


En este mundo globalizado y virtual (y no virtuoso) el plagio es la regla y la originalidad la excepción. La obtención de ganancias (o alabanzas) es más importante que cualquier criterio ético. La creatividad manifestada se arriesga constantemente a ser hurtada sin preaviso ni agradecimiento.
Por ejemplo, escribir aquí es semejante a poner un objeto valioso (o un simple pan caliente) en una ventana abierta a la calle y pretender que nadie se lo lleve y diga "es mío". 

Nanim Rekacz dixit.

PIRÁMIDE INVERTIDA


Estados de sitio, golpes de estado, atentados, corrupción asesina, discriminación, sexismo, abuso de infantes, estafas, masacres, trata de personas, esclavitud, bombardeos, femicidios, robos a mano armada y con guante blanco, contaminación, explotación, guerras, migraciones forzosas, inoculación de enfermedades, depredación ambiental... 
La humanidad como especie es aterradora.
Hay días en los cuáles uno se pregunta si no será más beneficiosa para el universo la vida de una cucaracha que la de un humano.


Imagen: Mural en Río Piedras, San Juan, Puerto Rico

viernes, 14 de julio de 2017

CADENA DE FAVORES


Voy con algo de prisa a la farmacia del barrio. Por cuestiones de seguridad está cerrada con llave y una cliente me abre, previo consentimiento de la dueña. Hay otras tres personas adentro, aguardando. Las va atendiendo una a una, se retiran y está cobrándole a la persona que me abrió cuando alguien toca timbre y, con el ok de la farmacéutica, le abro la puerta. Aparece justo una empleada preguntando ¿Quién sigue? No alcanzo ni a decir Yo! que la minita a la que le abrí la puerta (sí, automáticamente dejó de ser a mis ojos una muchacha para convertirse en una minita) dice Yo, yo, yo! y bueno, la atienden...
Hay gente desconsiderada y bruta, pensé. Pero no dije nada. Después de ella, me atendieron a mí y no me quejé, aunque estuve por sugerir que dieran números para evitar a los avivados y colados.
Para qué enojarme por una estupidez así? Es muy probable que se tropezara en la esquina desparramando por el suelo todos los paquetes y lastimándose las rodillas o, en caso de que semejante evento no se produjera, podría apostar a que el perfume que compró para regalar no va a ser del gusto de la agasajada.
Nada que yo le haya deseado, por supuesto.
Soy una persona de gestos amables y buenos pensamientos.

jueves, 13 de julio de 2017

ANECDOTAS DE LA FIEBRE MUNDIALISTA


Dos muchachos juegan en la calle con una pelota de fútbol enfrente de mi casa. 
Lo hacen a diario, a la tarde y por la noche.  Pum, pum, pum, se escucha el sonido del violento contacto entre sus zapatillas y el cuero tenso del balón. Pareciera que nunca se cansan. De vez en cuando golpea contra algún portón con una estridencia de chapa. Un par de veces cayó en mi patio y me pidieron se la devuelva. Otras, escuché tremendas frenadas para evitar atropellarlos (es una avenida y circulan muchos vehículos).
Ayer me sobresaltó una fuerte explosión: PUM! Me asomé a la ventana: un colectivo había acabado con la pelota, que yacía destrozada bajo las ruedas.
Ellos no podían dejar de reirse mientras el chofer y los pasajeros los increpaban.
Hoy, a la hora de la siesta, reanudaron su juego con una pelota nueva. 




sábado, 1 de julio de 2017


Mi amiga Valentina Marealta postea en Facebook:
Quisiera indagar: ¿cuál ha sido la peor y/o la mejor parte de "ser el amor de mi vida"?

Yo, comento:
Es una frase hecha, y como todas las frases hechas, tiene su contrafrase. Encierra mentira y fantasía, telenovela, cuentito de hadas, poesía demasiado dulce.
Es algo que se puede saber y confirmar y decir en el momento de la muerte, nunca antes.
Qué puedo decir? Que lo creí varias veces, que me dijeron que lo era otras tantas, que lo sentí temporariamente. Hasta que supe la verdad a medias oculta en esa afirmación: cada amor es único, irrepetible; uno mismo es único e irrepetible en cada relación. Pero jamás de los jamases puede adivinarse el futuro y considerar que una relación, un otro, un yo, es lo máximo posible en un presnte determinado.
Y no, no creo en eso, como no creo que nadie sea inolvidable ni insuperable, que nadie pueda ser feliz si no es con uno o uno no pueda ser feliz si no es con cierta persona.
Ni peor, ni mejor: asombrosamente diferente cada vez, protagonistas de innumerables vidas vivibles.

https://www.facebook.com/valentinamarealta/posts/10213883046494413

viernes, 30 de junio de 2017

PALABRAS


palabras oxidadas gastadas palabras palabras masticadas como chicles desabridos palabras rancias putrefactas palabras rotas deshilachadas palabras quebradas sin contorno sin contenido sin sonido sin letras palabras usadas descartadas compactadas palabras astilladas trituradas fundidas confundidas extraviadas palabras cascarones pozo cementerio ausencia palabras impronunciables como muerte

ANTES DE ABRIR LOS OJOS


Amanezco al día oyendo silbidos y cantos de pájaros desconocidos y el rumor monótono del abanico al que intento acostumbrarme. Luego percibo, suave y acompasada, tu respiración. Extiendo mi brazo y constato tu existencia. Sonrío.
Qué lejos está la incertidumbre de todas las estaciones de tu ausencia!
Apalabro el instante, despego los párpados y te dejo dormir unos minutos más.

El contorno de tu espalda, a contraluz, se asemeja al perfil de una isla aún no descubierta.

miércoles, 28 de junio de 2017

PLUSCUAMPERFECTO


No es extraño que llamemos "hacer un presente" a entregarle un obsequio a alguien ahora, para que en el futuro recuerde que se lo entregamos en cierto pasado?

ESOS DIAS...


Hay días de ser y días de hacer.
Hoy, para mi desdicha, me toca hacer tràmites.
Cuando hago  trámites no soy yo. Pero la que los hace se lleva mi ser consigo y me lo devuelve fatigado y yermo.


Publicado en Lluvia de Arañas, Macedonia Ediciones, 2016.

UTOPÌAS


I
En las próximas elecciones quisiera votar a conciencia, pero Conciencia no es candidato de ningún partido...

II
¿Cómo votar a Promesa Electoral y lograr que se convierta en Proyecto Cumplido?

III Proyectos políticos mutantes
Una vez expuestos al sol, destiñen, se vuelven putrefactos y se llenan de pústulas. El tránsito del papel y la palabra a la realidad es un proceso de rápida degradación y corrupción.

IV
Los hombres no son todos iguales, es cierto. Pero todos afirman ser diferentes a los anteriores.
Y sí, a medida que los vamos conociendo lo constatamos: son peores que sus predecesores.

lunes, 26 de junio de 2017

21 DE MARZO


Empezó el otoño pero parece invierno. Los árboles perdieron sus hojas en verano cuando cayó granizo y llegaron a marzo desvestidos; pero la impudicia no es algo que altere su escencia vegetal. 

Poesía es (son) mis gatos contemplando con absoluta languidez por la ventana el aletear de las palomas, innecesario alimento, desde los cómodos almohadones, dentro de la tibieza de nuestro hogar, pendientes sólo a mi manocaricia y mi manoproveedora, ofrendándome a cambio su corporeidad mullida y ronroneante. Acepto su superioridad sin humillación alguna.

Desde este observatorio no hay ningún árbol que nos oculte el bosque. Somos el bosque. Somos la tierra, el agua, el cielo, el sol y eso que llamamos aire y respiramos. Tan complejamente elementales. 

Pensamientos sueltos como palomas libres de todo bocado. 
Sin pecado concebidas, las palabras se desperezan y bostezan, se alistan para su oficio cotidiano de nombrarme y nombrar el mundo.

Creemos y creamos, 
así lo afirmo, con plena soberbia de mis actos.


Patagonia Argentina, 21 de marzo de 2014 a las 7:17

#SOLEDAD #SEISPALABRAS #CLUBSEIS


La mano del manco está sola. #clubseis #seispalabras #soledad

CONJUNGACIÓN INELUDIBLE


Éramos haciéndoNos.
Somos deshaciéndoNos.

No seremos.
No haremos.

lunes, 19 de junio de 2017

KINI

Yo ví cuando se apagaron sus ojos.
Luego que el auto lo atropellara corrió hacia mí, y se desplomó a mis pies.

Por qué te escapaste, Kini?
Por qué no me dejaste alcanzarte antes de atravesarte bajo las ruedas?

Nada en su exterior indicaba las lesiones internas.
Lo tomé en mis brazos y el automovilista, desesperado, pidiéndome perdón, nos llevó a la veterinaria.
Pero durante el trayecto vi sus ojos perder su brillo y ni todas mis lágrimas lograron devolverle su acuosidad castaña.
No hay nada que podamos hacer, dijo Luis.
El muchacho sólo repetía perdón, no lo ví.
Es cierto, no pudo ni hubiera podido hacer nada, porque Kini se metió corriendo debajo del auto que pasaba, no por delante.
Era bajito y podía. Más de una vez había regresado de sus escapes con el lomo embarrado de grasa.
Pero esta vez, no pudo.
Esta vez no estaba solo, estaba yo ahí, detrás de él, llamándolo, pensando en la factibilidad de los sucesos que acaecieron, como presintiéndolos.
Kini corrió hacia mí y se desplomó a mis pies y me miraba. Con una mirada de hacé algo, con una mirada de mami perdoname, con una mirada de qué me está pasando, con una mirada de no me dejes, con una mirada de despedida.
Dicen que los animales no tienen conciencia de vida y muerte.
Mentira.
Él y yo, en esos últimos instantes, nos comunicamos con intensidad y sabiduría.

No fue tu culpa, Kini. Eras un perro de la calle y amabas la calle y a tus amigos de la calle. Eras un líder de perros y perras del área, visitabas a los vecinos y hasta habías entablado amistad con el barrendero.
Yo me debatía entre ser tu protectora o presidiaria, sufría por privarte de esa libertad que ansiabas y buscabas cada vez que abría la puerta.
Luis ya me había advertido cuando te llevé una tarde cuando regresaste de una huida con el lomo sucio y medio cojo: Es muy atrevido e imprudente, los autos son bestias asesinas, un día te lo van a pisar, no lo dejes salir sin correa o preparate para lo peor.
Y salíamos todos los días unidos por la correa. Dábamos largos paseos visitando a tu manada y permitiendo al vecindario llamarte con tus muchos nombres, acariciarte, darte un bocadillo.
Y esa mañana cuando te escurriste entre mis piernas hacia la calle yo ví lo que sucedió antes de que ocurriera. Pero seguirte, llamarte, no fue suficiente. Eras más rápido que yo.

Gracias, hijito peludo, por elegirnos como tus rescatistas cuando fuiste vos quien nos siguió haciéndonos fiestas allá por centro, todo mechudo, sucio, con garrapatas, flaco. Te acostaste debajo de la silla del bar donde nos sentamos con Leslie a tomar algo. Decidimos aceptarte, llevarte a casa. Una amiga generosa y solidaria nos transportó hasta el vecindario.
Nos enseñaste a amar de una manera diferente.
Eras pura fiesta.
Eras un montoncito de ternura y energía.
Pero eras tan, tan, tan libre...
Te imagino ahora en un cielo de veredas y canes sueltos y vecinos bondadosos, sin autos.
Corriendo como loco, feliz pomponcito blanco y canela.
Perdón por no haber hecho más.

viernes, 16 de junio de 2017

FRACTALIDAD


Si pudiera retroceder en el tiempo y recordar el presente haría muchas cosas distintas aunque eso significara no llegar a estar aquí ahora y ser quien soy.
Creo que debería haber actuado con mayor irresponsabilidad y no preocuparme tanto por los otros,
ser más egoísta y menos condescendiente, más insensible y menos prudente y, por lejos, más superficial y menos reflexiva. Creo que seria muchísimo más feliz si me hubiera hecho sólo cargo de mi individualidad y hubiera dejado que los demás se las hubieran arreglado por sus propios medios. Tendría que haber hecho como hace la gran mayoría, bah...
De ahora en adelante sólo me miraré el ombligo y de vez en cuando le quitaré la pelusa.
Yo no hice MI viaje. Me quedé en casa. Se me pasó la vida atendiendo obligaciones cotidianas.
Ahora me doy cuenta de que tomamos decisiones todo el tiempo, sabemos que algunas son bisagra (estudio esto o aquello, me mudo de ciudad o país, me caso o me separo) y otras lo son sin saberlo con anticipación, sino a posteriori (como cruzar una esquina y que te atropelle un auto, o una condición fisica emergente).
Me arrepiento de cosas que hice y no hice, que dije y no dije.
De todos modos es imposible saber y menos aún constatar cuál sería el resultado si en cada bifurcación que percibo en ese pasado hubiera optado por algo diferente. De hecho, ya la primera opción importante allá por mi adolescencia, en caso de haber sido otra la decisión, hubiera modificado todo el devenir subsiguiente.
Tendríamos que tener la opción de vivir varias vidas.


Modificado y ampliado de un estado de Facebook del 16 de junio de 2014

jueves, 15 de junio de 2017

Y QUIZÁS


Y QUIZÁS un día lluevan peces
y panes
y se derrame el cielo en viandas,
tal vez caigan frutas maduras
y se desborden desde las alturas
lechugas y tomates.
Y allí estaremos recogiendo
en los delantales,
en palanganas,
riendo con ese bombardeo alimenticio
que nos mancha los vestidos
y nos arrojaremos, felices,
las sobras.
Porque habrá tanto, pero tanto,
que los acaparadores no tendrán sentido,
los transportistas y revendedores quedarán en la ruina,
los formadores de precios, los mayoristas
verán cómo se desploman sus acciones en la bolsa
y los gobiernos
asumirán su incapacidad para regular la lluvia,
para apaciguar los truenos, para desviar los vegetales
a sus tiendas de acopio,
y no podrán cobrar peajes a las escurridizas nubes
proveedoras.
Ay, cómo quisiera estar viva ese día
en que los dioses decidan
dejarse de hipocresías y discursitos sagrados y rezos,
sueño con esa jornada lluviosa de alimentos,
cuando los dioses repartan
bendiciones de forma más pareja.


#NRenPR

AUTOPARTO


Es tan profunda mi introspección que he llegado a mi ombligo del lado de adentro. Está muy oscuro y sé que esta vez no veré la luz ni me estremecerá el ahogo transitando a la fuerza de la placenta al aire. No harán falta ojos ni sentidos para emerger de la tripa propia. Adulto pariendo adulto. Así, con prepotencia, sin cigoto.
Obligada a reconocerme como hija propia y a cuestionarme como madre, reiniciando proceso de enseñanza-aprendizaje.


Estado de Facebook (modificado) del 15 de junio de 2013