sábado, 24 de septiembre de 2016

OLIVER



Tuvimos (o nos tuvo) un caniche que reía.
Fue nuestro (o fuimos de él) tan sólo un año.
Pero puso patas arriba la casa y todo el universo.
Yo creo que no sabía que era un perro:
Jugaba por igual con nosotros, con los gatos, los peluches,
se sentaba en el sillón, dormía en la cama.
Aún siento la tersura de sus rulos entre mis dedos
y ese aroma especial que exudan los caniches.
Era demasiado pequeño para cruzar la calle solo.

BREVE CRÓNICA DE UNA AÚN MÁS BREVE "AMISTAD"



Veo la notificación de un nuevo pedido de amistad en Facebook, constato que tenemos varios contactos en común de la ciudad donde vivía en Argentina, Neuquên, y lo acepto.
Minutos después me habla por chat (transcribo diálogo textual):
-hola de dónde eres? -lo primero que pienso es, es argentino, por qué me trata de tú?
-Lo que dice mi perfil -contesto, lo cual es obvio: puede verlo y ahí está mi información.
-ah -escribe, y no respondo.
-no estás soltera -afirma o pregunta, segundos después, quién sabe, no se si ha leído o no el perfil, ya que ahí lo especifica.
-No -respondo. Y lo bloqueo.
Fin de la no-historia.

jueves, 15 de septiembre de 2016

EL CUENTO O LA VIDA



Un cuento: “Había una vez (…) Fin.”
La vida: …existía antes de mí y continuará cuando no esté…
¿Cuál es la diferencia entre ser un personaje o un mortal ser viviente? ¿Es posible ser ambas cosas?
Me agrada considerar la existencia de más opciones: que por mis acciones puedo ser persona, creadora de personajes, personaje de historias imaginarias inventadas por mí, y motivadora de personajes de otros escritores y lectores.
En todos los casos, la opción que me inquieta es no ser protagonista, y tener un papel secundario apenas relevante, mediocre, u ocupar el lugar de un testigo inactivo, ser relegada al olvido.
No quiero, estoy segura, pasar desapercibida ni por la vida ni en la ficción. 
Pero para dejar huellas es preciso dar pasos allí donde nadie los ha dado. Escribir lo no escrito.
Atreverse a destacar.





domingo, 11 de septiembre de 2016

INSPIRACIÓN TAROTISTA



...y entonces aflojó la tensión en el bajo vientre y dejó salir su preñez con gran oleaje y turbulencia. Ese fue el origen del océano, los peces y todas las criaturas acuáticas, incluso de las que luego se atrevieron a volar y posar sus pies sobre la tierra firme, respirando aire. 
La inasible añoranza del origen es la razón última (y primera) de la salinidad de las lágrimas humanas.



https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10154565484041584&set=a.10151644808481584.1073741825.527491583&type=3&theater

viernes, 9 de septiembre de 2016

LA PREVIA



Necesito reencontrar la palabra escrita. En mi mente se construye la idea, se arman los personajes, se desarrolla la trama. Casi a punto de parirse, el cuento se desvanece frente a la pantalla. 
Me distraigo con noticias, fotos, trámites, el pronóstico del tiempo, la cotización peso argentino/dólar, Amazon. Pongo la ropa a lavar, miro por el balcón la salida del sol, escucho los pajaritos, los gallos. Preparo mates amargos.
Me siento en la computadora tratando de hilvanar las frases antes de que todo el tejido se desarme. Recuerdo un día como hoy antes de Facebook, en la infancia, trepando con mi hermana en los árboles. En la adolescencia, lidiando con ser distinta y no encajar en ningún sitio. Las oraciones del cuento imaginado y de mis recuerdos se entremezclan. Los personajes y los yo que he sido, danzan y juegan a las escondidas. Reconozco rasgos de seres conocidos en los seres de fantasía. Debo ponerles nombres para que no sean El y Ella, para darles entidad y que se crean que son.
Necesito reencontrar la palabra escrita. Escrita con coherencia y consistencia y verosimilitud, leíble por los otros, hallar un título sugerente y atractivo, descubrir en cuál género cabría esa ameba gelatinosa empeñada en no tomar forma, en carecer de esqueleto y epidermis, que no quiere llorar y respirar y lucha por permanecer allí, en mi cabeza, indeterminada y libre de párrafos y estilo de letra, sin interlineado ni márgenes, no imprimible.
Tomo otro mate y degluto la dosis diaria de Sertralina. Xeni me observa y sin maullido alguno muerde mi pierna para indicarme que tiene hambre y yo, su sierva, debe alimentarla.
Recojo las hilachas de la idea esparcidas, y me digo que quizás por la tarde, que tal vez mañana...


#NRenPR

jueves, 14 de julio de 2016

SE VA LA SEGUNDA


Hoy morí un poco.
Hoy logré deglutir sin asco ni retorcijones
y luego
evacuar, incluso
sentí la satisfacción del vacío en las entrañas.
Dicen que se dejan deposiciones
allí donde se toma posesión
de un territorio.
Una animalada.
Que no poder tragar, ni procesar alimento, ni expulsarlo,
es síntoma y no enfermedad
curable con sertales o buscapinas.
Que es otra cosa.
Como la afonía cuando no logras expresar tus sentimientos,
o la punzada en el corazón
desamorado,
o esta retinitis enceguecedora de periferias
focalizando mi mirada como si fuera una cámara de fotos.
No sé.
Ni me importa demasiado.
Lo destacable es que me siento más energética
gracias a la merluza a la plancha, el puré de calabaza
y los buñuelos de espinaca de Santino
y más liviana por las razones obvias mencionadas
en el cuarto y quinto verso.
Y gracias a que morí un poco, sigo viva.
Vivita y coleando, por no decir otra cosa.
Usted me entiende.


ESCRITO A PROPÓSITO DE ESTRUENDOMUDO - LA REVANCHA
https://www.facebook.com/events/1725450017723333/

domingo, 26 de junio de 2016

CREENCIAS



Estoy desinflada. Los restos del globo
laxos y pegajosos
cuelgan.
Han perdido su tersa redondez,
el brillo,
la magia circular que oculta misterios
han sido develados.
A la vista están
las tripas, retorcidas,
saturadas de podredumbres indigestas,
un par de pulmones reeducados con hipopresivos
y un corazón que se niega a ser
una simple válvula para marcar el tiempo.
Estoy desinflada.
Intenté con cinta adhesiva transparente,
con curitas, con vendas,
con spray propagandizado en la tele,
me puse un inflador de bicicleta en algunos agujeros,
y nada.
Piiiiiii piiiiiii el aire sigue escapándose.
Piiiiii piiiii las ideas se me deshacen.
Piiiii piiiiii no sobra tela para hacer más nudos.
Esto me pasa
por comprar un globo medio pelo,
uno baratito, a la medida del bolsillo para no endeudarme.
Esto me pasa, por andar regalando los mejores globos
por ahí y por allá.
Esto me pasa por creer en globos.
El día que deje de creer en globos, a otra cosa mariposa.
Se acabarán las pinchaduras, los desinfles, las tripas exhibidas.
Eso es. Debo buscar otra cosa en que creer,
por ejemplo, volver a la metáfora de la cebolla,
del caminante que hace camino al andar,
de la montaña que viene si no voy,
algún dios más bueno que el pan casero caliente con manteca,
creer en varitas y hadas,
o en el progreso indefectible de la humanidad.
Porque creer en globos es lo mismo que creer y reventar.
Pondré un aviso en mi puerta:
"Cambio globo reventado multiuso
por creencia sostenible, perdurable e irrompible.
Se requieren pruebas y garantías."

Dedicado a Tomás Watkins, que me preguntaba si lo que escribo en la web queda así o requiere correcciones posteriores. Este texto lo escribí hace unos minutos como estado de Facebook, y lo copié y pegué en el blog ahora. No creo que le haga cambios más tarde.

IMAGEN: http://sp.depositphotos.com/31616151/stock-photo-broken-patched-globe.html

jueves, 23 de junio de 2016

CUÁL ES MI TIERRA?


La que lame el Río Negro en las maragatas costas que me parieron,
seis horas bajando, seis horas subiendo, al compás de la marea?
Las miramarenses, negras, fértiles y atlánticas o las carhuenses, donde la infancia se hizo adolescencia?
O las neuquinas del Alto Valle que elegí cuando la mayoría de edad me impuso
trabajo, estudio y hacerme cargo del destino?
Cuál es mi tierra? La que engendró a mis hijas?
La del Caribe, donde ahora descubro playas y cuevas?
Sin bautismo, sin raíces, nómade y trashumante, no me reconozco
en patria alguna, ni hay terruño que me pese.
No pretendo ser profeta ni cordero, ni pez de cardumen.
Si pudiera, sería caminante de por vida, sin fronteras.
Creo que mi tierra es la que se pega
en la suela de mis zapatos,
se deposita en mi piel
y a veces se me mete, insolente, bajo las uñas.

viernes, 17 de junio de 2016

DECLARACIÓN DE NO-FE



Los creyentes religiosos me atacaron cuando mencioné que no creía en el perdón. Que no creía que pedir perdón fuera suficiente reparación a un daño. Que no creía que pedir perdón y perdonar restableciera un equilibrio trastornado. Me dijeron que perdonar alivia y sana, porque quien no perdona, sufre. Pues no. No me convencieron. Los gritos no se desvanecen, queda su eco en la memoria. Las heridas dejan cicatrices o amputaciones. Los muertos no resucitan. Los corazones lastimados se vuelven demasiado sensibles o en extremo duros. Cada falta de empatía, toda indiferencia, desamor, olvido, violación de acuerdos, deja huellas que el tiempo no repara. No, no me convencieron. No creo que con pedir perdón a alguien y que alguien te perdone se garantice la no repetición ni se reconstruya un vínculo. Creo que hay una cadena entre dañar (en sentido amplio), pedir perdón, ser perdonado y reiterar la actitud dañina en cualquiera de sus formas, hacia el mismo sujeto/víctima u otro. No. No creo en el perdón, esa falacia mística, ese paradigma perverso que permite la persistencia a lo largo de milenios de la posibilidad de actuar o no actuar, decir o no decir, sin que importen las consecuencias total, después puede uno disculparse y exigir a los otros la disculpa. Y el que no te perdona pasa a ser el malo, el injusto, el que no comprende. 
No, no creo en el perdón. 

#NRenARG

lunes, 6 de junio de 2016

OLA DE FRÍO POLAR



Tsunami de cristales de hielo en el aire. Terremoto de cuerpos tiritando. Volcanes en las bocas y narices. Capas y capas de ropajes no alcanzan para limitar la punzante penetración del frío en la carne. Los pies ateridos zapatean malambos improvisados en las paradas de colectivo. Los dientes se entrechocan creando melodías intrascriptibles a pentagramas. Una lágrima cae de mi ojo izquierdo y se congela en la mejilla. 
No. No se puede surfear sobre la ola de frío polar. 

#NRenARG


miércoles, 11 de mayo de 2016

CEMENTERIO DE LETRAS



Percibo las palabras tan gastadas,
ambiguas y confusas,
rotas,
falseadas y nocivas,
que volveré a pinceles y pinturas,
atril, papel, madera,
luz.


Neuquén, 11 de mayo 2013
Estado de Facebook

domingo, 8 de mayo de 2016

EXTRAÑEZA



Ha mutado la casa, los muebles se movieron.
Julieta ya no es cachorra, está más gruesa que Romeo
cuyas canas se han multiplicado.
Al fondo del patio ha crecido un muro.
El frío es diferente a los recuerdos del frío y la lluvia
hace descender el termómetro
y me encierra, aterida.
De pie, voy girando frente al calefactor encendido.
En la televisión, voces argentinas y noticias argentinas
y chusmerios argentinos y publicidades argentinísimas.
Deambulo por los cuartos, observo perspectivas,
añoro la que era antes de irme,
antes de partirme en dos y transplantarme.
Extrañaba este acá
y extraño ese allá.
Mi cuerpo no se aclimata al invierno,
le hacen falta las caminatas al sol,
la arena,
las ensaladas gigantes compartidas.
Me siento en esta gran mesa de madera
frente a la ventana con vidrio y rejas, miro
el cielo gris, mi patio de suburbio,
tan neuquino,
y contrasta con mi pequeño escritorio blanco
frente al ventanal sin vidrios del departamento
que rectangula el azul y abajo
los árboles trinan en el pulmón verde del condominio,
tan puertoriqueño.
Supongo que ella (yo) está allá.
Supongo que yo (ella) estoy aquí.
Comprendo, de a poco, la multidimensión,
el nomadismo,
la aceptación gozosa de lo transitorio.
Y reconozco la belleza
del viaje, del fluir sin enraizarse en ningún sitio.
Ser aire,
ser agua,
ser polvo en el viento,
chispa.

miércoles, 13 de abril de 2016

ANTES DE PARTIR



Uno quisiera ser
muchos
estar en varios sitios a la vez
volver a vivir ayer y anteayer
y hoy y acá y ahora
y alguno de esos mañanas posibles
Uno quisiera ser
niña y mujer y joven y anciana
héroe invisible
anónimo transeúnte
brillar
permanecer recuerdo
Uno quisiera hacer más
multiplicarse
sumar
Uno quisiera sentir
todo
sin despedazarse
apalabrar el mundo
Y sin embargo uno es uno
y ni siquiera se comprende


ESCRITO EN FACEBOOK EL 13 DE ABRIL DE 2014

sábado, 2 de abril de 2016

MALVINAS


En el cementerio hay doscientos treinta cruces, simétricas, equidistantes, blancas. Ciento veinte de ellas tienen nombre y apellido. Las otras ciento diez, dicen "Soldado argentino sólo conocido por Dios".
¿Sólo conocido por Dios?.
A ellos los conocían, los parieron, los amaban, los llamaban. Tenían nombre, apellido, edad, apodo, miradas, corazón, sentimientos, necesidades.
Yo estoy segura que sus madres sabían bien qué comida les gustaba, cuál deporte preferían, cuáles eran sus sueños y habilidades. Sus novias nos conocían,  y sus amigos también. 
Pienso que los recuerdan y los imaginan, con las mismas facciones que tenían cuando se fueron.
Yo tenia su misma edad entonces. 


Cuando esperaba el colectivo a la vera de las vias sobre el puente ferrocarretero que une Viedma con Patagones, al salir o entrar de mi trabajo, los veía pasar en los trenes.
Tengo presentes esas caritas sonrientes y esas manos agitándose a través de las ventanillas. Los saludaba con el brazo en alto, ¡chau chau!!! Les tiraba besos.
Tampoco pude olvidar los vagones que llevaban hacia el sur cajones de madera.
Pensaba entonces: No es cuestión de azar que yo no esté ahí, es que soy mujer. No fui a sorteo porque soy mujer. La colimba era cosa de hombres, nomás. Maldije ser mujer en esos días.


Sólo dos días antes, el 30 de marzo de 1982, había sido la Huelga General, hito de resistencia contra la Dictadura Militar, confluencia de trabajadores y de luchadores por los Derechos Humanos que salieron a las calles en todo el país y fueron reprimidos ferozmente. El Proceso de Reconstrucción Nacional se caía a pedazos y quisieron emparcharlo con una guerra. El incidente con la bandera argentina en las Georgias del Sur, les vino como anillo al dedo. Lograron pasar de una plaza que reclamaba que se fueran "Se va a acabar, se va a acabar, la Dictadura Militar", a una plaza que celebraba con ellos en el balcón, la recuperación de las islas.


649 muertos.
+600 suicidios.
34 años de memorias y desmemorias.

Por favor, quienes lean esto, infórmense. Es necesario entender la dinámica de los acontecimientos. Comprender que cuando el poder se desestabiliza (fruto de su propio accionar)
 inventa gestas para sostenerse. 
Pasó, pasa, y puede volver a pasar. 

viernes, 5 de febrero de 2016

ARAÑAS


Hay cierta nostalgia en el aire; transitar el tiempo deshilacha...
Dejamos hebras de piel en los caminos, en el cabello se nos enredan las miradas de los otros...
Tejemos, destejemos, la telaraña de la vida.


Estado de Facebook 25 de enero de 2011

miércoles, 27 de enero de 2016

ACERCA DE "EL YUNQUE", LOS VIAJES Y LA VIDA. Toma 4


En sus viajes, cada quien tiene su punto de vista. Se enfoca en características particulares, ya sea lo arquitectónico, lo histórico, los paisajes, lo humano, los animales, las plantas... 
A mí hace tiempo que me fascinan las texturas. Tengo colecciones de fotos de texturas. Me explico: son recortes minimalistas, donde atrapo sombras y luces, tonalidades, rugosidades, humedades, brillos, colores, vetas, facetas, líneas... Quizás sea porque al no ver, miro. O porque mi carencia de visión periférica, de manera natural, me hace enfocar.

Las siguientes son algunas de las texturas de El Yunque:















Agrego algunas imágenes más, tomadas durante nuestras caminatas por el bosque y por los cursos de agua:






Para finalizar nuestro paseo, saliendo de El Yunque Frankie fuimos hasta los Kioskos de Luquillo, y en uno de ellos, llamado Terruño, cada uno de nosotros comió alguno de los platos típicos que se ofrecen en los pequeños y variados puestos de comida.

Luego, volvimos a la Trafic, y mientras disfrutábamos del regreso mirando el paisaje, continuamos la enriquecedora conversación con Frankie quien, además, nos ofreció unos videos de bomba y plena, lo que nos permitió conocer un poco más sobre la cultura, la historia y las costumbres de la isla.



Fin